© ANDRES MARIN FLAMENCO ABIERTO   |  Aviso Legal  |  Desarrollo Web  |  
Compartir:

Sinopsis

AD LIBITUM
O cómo me he liberado de mis cadenas

Siempre ha manifestado Andrés Marín un profundo respeto por la tradición, en particular por el cante, que para él es la columna vertebral del flamenco. Pero no deja de repetir que mantenerse en la imitación ingenua o la reproducción mecánica es vaciar cualquier expresión artística de su tuétano y, al final, faltarle respeto a aquello que uno cree servir. En ese frágil intersticio entre la norma y su transgresión es donde existe su flamenco.

Al hilo de sus espectáculos, Andrés Marín ha ido elaborando un universo personal de lo más peculiar, a partir de una danza que se ejerce desde una visión del mundo a flor de piel, desde unas heridas que ya no vacila en exponer, come expone su cuerpo en una casi desnudez.

Ahora, Andrés Marín parece haber dado un paso más en esa trayectoria hacia la libertad, y atreverse a todo, atreverse a secas. El, quien siempre ha tenido una mirada admirativa y humilde hacia el cante, se arriesga a cantar, y lo hace muy bien. Sus recientes colaboraciones con Bartabas o Kader Attou le obligan a cuestionar incesantemente su baile. El profundo conocimiento de todos los matices de ese arte complejo que es el flamenco se nutre de esos encuentros que estimulan su praxis y a veces son como respuestas a una preguntas que aún no se ha planteado.

Ad líbitum es para Andrés Marín bailar a compás de su propia voluntad, a rienda suelta, desde una libertad total, una improvisación avasallada. Y, por encima de todo, desde una total disponibilidad al momento, al lugar, al otro, encuéntrese este en el escenario o entre el público. El coreógrafo deja que hable su cuerpo, que tanto tiene que decir y se impone a él, rompiendo las trabas de la razón. Acatar los apremios de ese cuerpo y llevarlo a un diálogo con los sedimentos heredados y asimilados que son el zócalo de un saber flamenco pacientemente almacenado.

Andrés Marín ha aprendido a desaprender y ha entendido lo que Antonio Machado decía cuando escribía « Caminante no hay camino, se hace camino al andar ».
Es lo que propone en este nuevo espectáculo : construir ante nosotros un camino por el cual nos invita a penetrar la hondura de la seguiriya o el compás de la bulería y nos ofrece su baile como un acto de libertad.

Jean François Carcelen

Ficha artística

estreno Théâtre de Suresnes Jean Vilar FRANCIA, 2014

dirección artística Andrés Marín
dirección musical Andrés Marín, Salvador Gutiérrez
coreografía Andrés Marín
baile Andrés Marín
colaboración especial cante Segundo Falcón
guitarra Salvador Gutiérrez

Giras

FechaEspectáculoCiudadTeatro
10-10-2014AD LIBITUMSuresnes (FR)Théâtre de Suresnes Jean Vilar
11-10-2014AD LIBITUMSuresnes (FR)Théâtre de Suresnes Jean Vilar
12-10-2014AD LIBITUMSuresnes (FR)Théâtre de Suresnes Jean Vilar
14-10-2014AD LIBITUM Montbéliard (FR)Ma Scène Nationale- Les Bains Douches
02-04-2015AD LIBITUM Dusseldorf (DE)Tanzhaus nrw, Festival Flamenco
03-04-2015AD LIBITUM Dusseldorf (DE)Tanzhaus nrw, Festival Flamenco
10-04-2015RENCONTRE + AD LIBITUMSceaux (FR)Théâtre des Gemeaux
11-04-2015RENCONTRE + AD LIBITUMSceaux (FR)Théâtre des Gemeaux
12-04-2015RENCONTRE + AD LIBITUMSceaux (FR)Théâtre des Gemeaux
18-05-2017AD LIBITUMAvignon (FR)Les Nuits Flamencas - Théâtre du Chêne Noir

Prensa

próximamente

FR
EN
ES
pause/play
/

    Ad Libitum